CRISTÓBAL COLÓN

Elige compartir...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

ALGUNOS DATOS ACERCA DE CRISTÓBAL COLÓN

                                                                           Fernando Mollinedo C.

licmollinedo@guatehistoria.com

A la puerta del 522 aniversario del “descubrimiento” de América, me permito recordar y compartir algunos aspectos conocidos y otros desconocidos acerca del proceso que vivió Cristóbal Colón, previo a la autorización de la aventura que cambió el rumbo de la vida en Europa y en América misma.

Los datos que consignamos parecen evidenciar algunas de las vicisitudes que el navegante tuvo que sortear para lograr su propósito; la lucha ideológica en ese entonces, respecto a la forma de la tierra, era por un lado, demostrar que el pensamiento religioso prevalecía, y por otro, la inquietud de los navegantes y científicos incrédulos.

Las referencias antiguas provenientes de distintos lugares relacionados con la marinería, fueron el acicate motivador de dudas y discusiones de tipo científico matemático para demostrar o ignorarlas; Aristóteles dijo 350 años antes de la era de Cristo, que del Este de Asia al Oeste de Europa había poca distancia; es curioso que Eratóstenes, 1700 años antes de los años 1,400 calculara la distancia desde Portugal al extremo de China en 240 grados, es decir, con un margen de error de diez grados solamente.  Martín de Tiro lo rectificó, reduciéndolo a 135 grados.

Ptolomeo tenía la idea de que África llegaba al Polo Sur, dijo que la Tierra se dividía en 24 horas, de las cuales 15 eran ya conocidas desde Gibraltar al pueblo asiático llamado Tina. Y una más añadieron los geógrafos y navegantes portugueses; es decir, que eran conocidas las dos terceras partes de la Tierra, según los cálculos de Colón.

Marinos y científicos portugueses, desde el año 1,416 estudiaban el cielo, el mar, los libros de ciencia y expediciones y las cartas marítimas que constantemente se iban renovando y mejorando conforme los árabes  conquistadores de España, fueron estableciendo diferentes rutas marítimas en el mar Mediterráneo.

Colón en su perseverancia, hizo gala de paciencia y hasta superó algunas mofas hasta llegar a la ansiada autorización de su proyecto; es de reconocer su tenacidad para lograrlo.

LAS NAOS DE COLÓN

www.guatehistoria.com

En esa época, los productos como joyas, perfumes y especias venidos del extremo oriente en caravanas terrestres y marítimas, eran demandados por la sociedad; de china, índigo y jengibre, y la novedosa tela denominada seda; de India, las perlas; los diamantes de Golconda; los rubíes de Ceilán, los zafiros de Cambaya; de Damasco, las alfombras y tejidos maravillosos.

El regreso de Marco Polo (mercader y viajero veneciano) de su expedición por tierra a China, motivó a los navegantes a pensar en la aventura de seguir las costas africanas para llegar a los pueblos y ciudades descritas por este pionero veneciano, Sus célebres viajes  inspiraron, entre otros, a Cristóbal Colón.

Galicia, Cataluña, Inglaterra, Portugal e Italia se han disputado el honor de referir que Cristóbal Colón fue hijo suyo.  Así mismo, no se tiene certeza de la fecha de su nacimiento, ¿1449, 1451 o 1455?  Navegó desde los veinte años en el Mediterráneo, Inglaterra y Guinea, moldeando su vida de navegante.

Fue a Génova, le negaron la ayuda; en Venecia se la niegan también, y en Portugal; y en Francia, Carlos VIII; en Inglaterra Enrique VII no le hicieron caso a su descabellada idea.

Pero… ahora que los cristianos han ganado a los moros, ¿podrán los reyes ayudarlo en su aventura? Lo recibieron, expuso sus planes y pretensiones (cargos de virrey Gobernador de las islas y tierras que descubriera; el título de Almirante, la décima parte de todas las riquezas, ya fueran joyas o cualquiera otra mercadería, el derecho a propiedad de la octava parte del suelo que descubriera y la facultad de ser juez en las causas comerciales  que surgieran con ocasión del tráfico con las nuevas posesiones) siendo el resultado: la autorización de la empresa.

Colón justificó a los reyes españoles la posibilidad de su inversión en la aventura; indicándoles que tendrían dos recompensas: “Vuestra recompensa, por lo que preveo, será doble.  Una de orden económico, pues, abriendo mi ruta a Oriente, la única ruta que no pasa por aguas musulmanas, liberaremos no sólo a España sino a toda la cristiandad de los árabes, Vuestra victoria sobre ellos será no sólo económica sino también militar.  Se puede romper la supremacía del Islam sobre el comercio”

La otra recompensa sería: “Invirtiendo en Tierra Santa una parte de la gran riqueza que obtendréis comerciando con Oriente.  Reconquistando Jerusalén.  Un sueño ambicioso, Jerusalén  ha estado bajo el yugo del islam durante cientos de años.  Y no ha sido liberada desde las Cruzadas.  ”

Y el día 3 de agosto de 1492 arrancó el viaje hacia lo desconocido; tres navíos y una tripulación variada: escribano Rodrigo de Escobar, alguacil Diego de Arana de Córdoba, delegado regio Rodrigo Sánchez de Segovia, el cartógrafo Juan de la Cosa y curiosamente, uno de los dueños de la nave denominada “La Pinta”, Cristóbal Quintero.

Un manifiesto de los reyes decía: (“Sepades que Nos mandamos a ir a la parte del mar Océano a Cristóbal Colón.  Para llevar a la gente que ha menester en tres carabelas que lleva, dice que es necesario dar seguro a las personas que con él fuesen, porque de otra manera no querrían ir con él al dicho viaje…” ) A todo aquel que embarcara con Cristóbal Colón, se le aseguró que no se seguiría proceso contra sus personas ni bienes  por delito alguno.

BIBLIOGRAFIA Y EGRAFIA

Diseño y Soporte WEB
www.asesoresenweb.com

Lic. Carlos E. Garzaro Higueros
(502) 5923-7059
(garzaro.carlos@asesoresenweb.com)

 


Elige compartir...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *